lunes, noviembre 16, 2009

SOLO ME QUEDA TATUARME UN ESPEJO

voy a pedalear hasta el fin del mundo
en mi bicicleta desafinada
bajo el peso de la ley
de los degenerados de siempre

cosechare mi fruto anarquista y gozare con sus jugos
sensual y grosero me dejare acariciar
por cada pestaña sobre mi vientre

zigzagueare entre los muros con mi mecánico rocinante
zigzagueare entre los mundos
y puede que goce
si me insultan, si me aplastan
puede que goce si me penetran
desde el fin del mundo
con mi quijada quebrada
puede ser.

voy a pedalear hasta el fin del mundo
y desde allí, desenfrenado - es decir: sin frenos - cantare
y seguiré pedaleando
hasta otros fines de otros mundos
hasta el final

1 comentario:

Ian dijo...

Hola, me gusto mucho el poema,
besos, te quiero.