lunes, marzo 28, 2016

Como una tumba (nueva versión)

En las faldas de una torre apolillada
clavada una tumba sin leyenda
donde infinitas muertes
y ninguna
ornamentada con telas funerarias
con los vivos y los muertos
y tumbas de tumbas de tumbas

Eternamente en la no-muerte de ser contenido y continente
cadáver y piedra
y mandíbula tensa y ojos claros y nariz y 31 dientes y huesos caóticos y arquitectura incomprensible e inútil como una tumba

Ramat Gan, Israel (nueva versión)

Juro que,
en cosa de segundos:
se apagó el sol,
sonó un disparo
y dos cuervos se posaron frente a mi ventana

domingo, marzo 27, 2016

Vuelo de pupila (nueva versión de “Jazmines”)

Desde una mirada
arrojamos las piedras,
las clavamos
“al reverso de la muerte”
donde aún habitan
nuestras playas-cementerios


Golpéame, mujer
con tu vuelo de pupila

Animita en el campo

Cómo se muere así
¡Oh, gran maestro del arte de morir!
¿De qué forma se muere aquí,
dejando sólo una animita
al lado del sendero?

K.O

Escribo un poema que sé que te gustaría
                        quiero mostrártelo
pese a que te detesto


Nunca en un solo cuerpo se había librado un combate tan peculiar.

La Victoria de Candelaria

Voy al campo desde la ciudad

Voy al campo que aparece como una ilusión

Abro una puerta y encuentro un caballo en un corral, dos campesinos lo hacen correr con gritos y chasquidos

Toda la escena me parece sacada de un cuadro

Los campesinos y yo nos miramos de reojo, no somos capaces de interactuar, se ensaya un saludo, pero rápidamente vemos que todo esfuerzo es inútil

Optamos, sencillamente, por ignorarnos

Se funden con el paisaje

Todo el campo como un, paisaje, una aparición:

Los maizales, aparición
las alamedas, aparición

El tractor andando en círculos,
un viejo en una carreta,
la señora del almacén,
                              apariciones

De pronto, todo desaparece. 

lunes, marzo 21, 2016

Pequeños gestos de racionalidad II


Mi vida entera girando en banda, como las llaves.

Hemos perdido todo punto de referencia
la tristeza ya no nos preocupa
tan solo la locura

La racionalidad y la locura son complementarias

Yo giro en banda sobre mi propio eje
movimiento de rotación
y la traslación es una deriva sin sentido

La locura nos ha abandonado
solo queda la amarga certeza de habernos hecho daño
la amarga certeza de habernos permitido hacer daño
la amarga certeza de prestarnos para el daño
de alimentar el daño con esa dudosa empatía
de destruirnos
auto-destruirnos
ser cómplices de la cobardía de los otros

Ese es nuestro mayor pecado
y el único perdón es el exilio
el exilio forzoso de esta ciudad de cadáveres
donde en cada esquina hay una lápida que lleva mi nombre
y nadie
nadie se ha atrevido a escribir un epitafio

miércoles, marzo 16, 2016

Viaje al sur

Curacautín



Curacautín no es como yo lo recordaba
Curacautín ya no es como yo lo recordaba
Ahora es más frío y lejano

Pero a quién le voy a contar esta historia sin testigos:
Que cuando vine antes estaba sólo
Y ahora también lo estoy.

A quién le puedo contar que Curacautín ya no es el mismo
pese a que todavía cantan los gallos en la mañana

A quién puedo describir el peso de la mochila en mis hombros, mientras el cielo aclarece tan liviano

Curacautín ya no es él mismo
yo ya no soy yo mismo
pero todo sigue igual

Un perro negro y deforme, con la cadera desplazada, recorre las calles desiertas de Curacautín
como una vieja copuchenta
Es domingo 13 de marzo
mi cumpleaños
Amanece
los gallos cantan
nada ha cambiado

Otro perro más pequeño husmea mi mochila, lo espanto con un grito
el cielo se torna rojo al oriente

El cielo se torna rojo al oriente
allí yace mi destino



Conguillio



Este no es el sur de Teillier
pues no encuentro consuelo en sus palabras

Yo tan sombrío, el día tan celeste
el contraste sólo me ensombrece más

John Lennon me acompaña
y con él canto:

“Madre, tú me tuviste a mí, pero yo nunca te tuve a ti”
Por eso ahora te digo adiós

Soy esclavo de mí mismo
y no exactamente
ciertamente
ciertamente no
de mis impulsos

Sufro por 4 mujeres:

A una la amé y ya no la amo
a otra la quise y ya no la quiero
a otra la sigo amando, pero ella no lo sabe
la otra la olvidé




Sendero Los Carpinteros



En medio de este silencio
yo soy puro ruido

Soy mi chaqueta
el brazo de mi chaqueta rozando contra mi tronco

Soy mis pasos

Soy voz cortando el aire
soy silbido
soy canción
soy pensamiento

soy futuro
soy mañana
soy el año que viene

En medio de este silencio
yo soy puro ruido

Soy como una madeja de alambre
un puñado de alambre
indesentrañable
indesenredable

Soy un efecto visual en las pupilas de los árboles
que ya no me reconocen como un igual

Los ojos de las araucarias funcionan como máquinas fotográficas
las araucarias, sus ojos, son lentes con una apertura muy pequeña
que deja entrar poca luz
y obturan eternamente

Las cosas pasajeras
no alcanzan
a fijarse
en la imagen